jueves, 8 de octubre de 2009

¿Quién es Maiveral?


Según el Diccionario del dialecto Ansotano, editado por el ayuntamiento de Ansó en el año 2003, Madreveral, en ansotano Maiveral (mai = madre, veral = río Veral), es un “personaje ficticio temido”.
En Ansó, había otros dos personajes de ficción temidos: Marraquera y Zarpiliniante. En el Diccionario mencionado anteriormente, en la definición de este último personaje, se añade “…para dar miedo a los niños”.
En todo el Pirineo, en sus tradiciones, creencias, leyendas,… aparecen personajes, elementos mágicos, que enriquecen culturalmente estos lugares y a sus gentes. No es difícil encontrar, en cualquier biblioteca que se precie, algún libro que nombre a las ninfas, fadas, númenes, lamias, sirenas, mullés d´agua, ondinas de los ibones, bruxas,… que habitaban (quizá debería dejar de escribir en pasado. No quiero molestar) en estos montes, valles, ríos, ibones, espelungas,…
La relación de estos personajes con el agua es estrecha pues los lugares donde habitan o se aparecen son fuentes, ibones… (recordad dónde se aparece la virgen de Lourdes, o Sta Elena en Biescas).
No olvidemos que el agua es vida aunque en ocasiones puede encerrar ciertos peligros, y causar daños e incluso acabar con esa vida. Lo mismo sucede con estos personajes, quienes pueden ayudar pero a los que hay que tener mucho respeto y procurar tenerlas contentas…
Quizá alguno se sorprenda al leer “sirenas” en el Pirineo, pero si observamos con atención algunos capiteles de ciertas iglesias podemos descubrir alguna. En una guía de turismo de Navarra, al describir el Valle de Bertiz, se puede leer: “Gran parte de las construcciones de Oieregi están catalogadas con valor artístico o cultural, y lucen en su fachada el escudo del valle: una lamia, sirena de río de la mitología vasca con cola de pez, que porta en una mano un peine de oro y en la otra un espejo”.
En Ansó, en las rastras de bautismo de los niños, como elementos protectores, podemos ver sirenas, junto a una de garra de tejón, un chupete con cimbales, una virgen del Pilar y otros amuletos.
El contexto en el que Maiveral podía ser nombrada era, por ejemplo, el momento en que los niños ansotanos merodeaban por las gleras de Veral y sus madres y abuelas les avisaban-atemorizaban de los peligros de las badinas del río recordándoles la presencia de Maiveral, quien podía arrastrar a un niño al fondo de la badina y llevárselo para siempre en un santiamén y sin pestañear. Era, pues, una manera de inyectar una dosis de precaución a los ansotanetes en los momentos de diversión por esas gleras de Veral.
En ese precioso relato en ansotano que escribió Elena Gusano Galindo, titulado Maiberal y galardonado con el primer premio en la modalidad de lengua aragonesa del V Concurso de relatos para leer en tres minutos “Luis del Val”, organizado por el Ayuntamiento de Sallent, podemos leer:
“…Columbro a luz y plego á comprendé que agora soi Maiberal, a eredera d’as númenes, ninfas, fadas y bruxas d’antis, que de muitas trazas nos ha clamau a chen á nusotras. Dende sempre emos bibiu en fuens, ríos e ibons y que Dios tié bien os libros de cuentas, conoxe os que bajan y os que puyan, pero no pué clamá-me, porque no estoi en ixos libros. Yo, Maiberal, soi muito mas biella qu’ Él.”
Maiveral, pues, es uno de esos personajes mágicos que habita en las aguas de Veral, siempre cerca de Ansó. Que la imaginación de cada cual la dote de aletas, cola de pez o de serpiente, o de la apariencia que prefiera pues seguramente acertará siempre…
 

Maiveral Copyright © 2008 Black Brown Art Template by Ipiet's Blogger Template